viernes, 16 de septiembre de 2011

CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO, INDUSTRIA Y NAVEGACIÓN









Símbolo arquitectónico de la Melilla Comercial, debería atribuírsele, justamente también, el de la sociedad civil a la que representa, al ser la Corporación el primer organismo oficial que se instaure (R. O. 26 septiembre 1906)- sucediendo a la “Asociación Mercantil e Industrial y de Propietarios” (1899)-, con estos fines en lo que hoy conocemos como la Melilla moderna.
La íntima relación entre el arquitecto y la Entidad se produce, prácticamente, desde la llegada del Sr. Nieto a la urbe (1909). Su primer proyecto de Museo Comercial para la Corporación en 1910 –no ejecutado- nos habla del inicio de un idílico maridaje, cuyo fruto más significativo va a ser la construcción de la Sede Social, en la que la dirección facultativa y el trazado se realizará de forma altruista.
La idea original de crear un Museo Comercial –exposición permanente de productos industriales-permitirá, años más tarde, adicionarle los servicios inherentes a sus funciones y traducir los ideales camerales para la proyección económica –nacionalización del comercio-, cultural y social de la ciudad.
Será pues, sobre el solar 189 del Barrio Reina Victoria, cedido en usufructo por el Ramo de Guerra (1912), donde se levante, con la autorización del General Presidente de la Junta de Arbitrios, D. José Villalba Riquelme -28 julio 1913-, el proyecto firmado por el Sr. Nieto, en abril de 1913, que habrá de designar a la Cámara melillense como la primera de España que cuente con domicilio propio.
Colocada la primera piedra del inmueble el 2 de agosto de 1913, será inaugurado oficialmente el 25 de julio de 1915 –el 14 de noviembre de 1914 ya había celebrado sesión la Junta Directiva en el nuevo edificio-, con un monto total de 64.000 pesetas y un coste humano apreciable, al fallecer, consecuencia de la caída del andamio por desfallecimiento (14 de abril 1914), el obrero D. Rafael Vega Guerrero, cuyo duelo, dos días más tarde, será presidido por los contratistas Sres. Mariné y Bonet y el arquitecto.
El acceso, centrado, se realiza por la calle Cervantes. A ambos lados del ingreso y vestíbulo –hoy podemos ver la placa conmemorativa a D. Pablo Vallescá (primer presidente), diseñada por D. Manuel Aguilera Gálvez (1918)-, que da paso a la escalera, se intalarían las salas del museo- a su izquierda, estuvo a partir de 1995, la Sede de la Comisión V Centenario y, hoy, a su derecha, por las obras de reforma, las oficinas camerales, si bien, anteriormente, se situaba la Subdelegación Regional de Comercio-, y, a su izquierda, los despachos de Secretaría y Secretario.
En el piso superior, se emplazaba, correspondiéndose con toda la línea de fachada de la calle Cervantes, el Salón de Actos que, por su lado interior derecho, permitía el acceso a la Biblioteca y Aula y, por el izquierdo, al Despacho de Presidencia –y Directiva-y Antedespacho que disponía de una escalera de caracol que comunicaba con la Secretaría en el piso inferior.
En este segundo nivel, hay que destacar, por un lado, el mobiliario de la Biblioteca –croquis del arquitecto- confeccionado por los Sres. Duc y Robeda y, por otro, los juegos de vidrieras artística –donadas por el Sr. Paraíso-, correspondientes a la escalera principal. En el despacho actual de la presidencia, se conserva el vaciado de escayola del proyecto de Mausoleo (1924), para dicho prócer, obra del Sr. Nieto.
Las fachadas del edificio nos presentan, por primera vez, la toma de posesión del arquitecto de la esencia secesionista del modernismo. De ello son ejemplos: sus bandas desarrolladas, cual pinjante, partiendo de los enmarques y flores cuadráticas que marcan las líneas estructurales edificativas, losa tres círculos concéntricos, los herrajes principales, inicialmente también como pretil de azotea –hoy, remedo de ellos-, y el exorno floral que corona el inmueble y los antepechos de sus vanos.
Las cintas, guirnaldas y festones que orlan las luces en su piso principal, y cortejan su puerta, serán los testigos del relieve voluminoso que lo emparenta con anteriores líneas de meandros que ahora buscan su canalización. Corona final, escudo, emblema y leyenda, institucionalizadotes de la Sede, le darán ese carácter palaciego, de efectos imperiales, que busca en su enladrillado la corporeidad edilicia reflejo de las expectativas tangibles y, en su enlucido, la manifestación patente de las ilusiones nacionales.
Una de las ultimas reformas del edificio es el “Proyecto básico de rehabilitación y ampliación del edificio…” a cargo del arquitecto D. Benitom Perelló González Moreno (20 septiembre de 2006)-visado por COACAM (26 septiembre 2006)-, en el que, junto a las labores de saneamiento de la cubietra y consolidación de la estructura, se le adiciona una planta más, retraqueándola tres metros en la línea de la fachada.
El edificio de la Cámara de Comercio, su concepción, responderá fielmente a ese todo orgánico que se propugna con la integración de las artes, pero, sobre todo, será reflejo de la unión factible de unos ideales comunes-culturales, sociales y económicos- que darán vida a la Corporación y, por tanto, a la ciudad.
FUENTE
ENRIQUE NIETO UN PASEO POR SU ARQUITECTURA de Salvador Gallego Aranda apartado 10, Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación paginas 72, 73,74 y 75 con algunas variaciones.

1 comentario:

PECE dijo...

Precioso edificio que me provoca dos inquietudes relacionadas con su reforma:
La primera sobre la conservación de sus interiores (vidrieras, mobiliario, placa conmemorativa).
La segunda por el proyecto de alzado, que se me antoja poco o nada consecuente con el diseño del edificio.
Tendremos que esperar a ver como termina todo.